Un experiencia pet friendly en Tierra del Fuego de la mano de Albi

Un experiencia pet friendly en Tierra del Fuego de la mano de Albi

Por aquellos territorios que muchos conocen como “el fin del mundo”, los movimientos pet friendly también comienzan a surgir como una tendencia. En Río Grande, una ciudad ubicada al noroeste de la provincia, nos encontramos a Albi, un aventurero gato que disfruta de las actividades y diversiones que ofrece el sur de nuestro país. Hoy, en nuestra nota, viví la experiencia de viajar con gatos.

Viajar con gatos: Albi

Cuando Caciana adoptó a Albi a sus dos meses de edad,  no sabía nada de felinos, por ende no podían deducir si era macho o hembra. Ella siempre se había criado con perros y no sabía lo que significaba convivir con un gato. Como era todo blanco, el comentario popular era “es una gato albino”, por eso pensó como opción unisex Albi. De todos modos, en sus cabezas ya había pensado el nombre Francis para macho y Vienna para hembra, pero cuando el veterinario les confirmó que finalmente se trataba de un macho, Albi pareció el más adecuado para él. 

Es un gato mestizo de dos años. A primera vista, todos se sorprenden de lo grandote que es, porque a pesar de ser flaco, tiene un gran porte. Su rasgo más característico es su pelaje blanco que hace el contrastante perfecto con sus increíbles ojos celestes. Albi es curioso, travieso, amigable, pero por sobre todas las cosas, un gran cazador, no te deja ni una mosca viva.

Albi disfruta  absolutamente todo. Pasa horas acostado en su rascador frente a la ventana mirando los pajaritos. Además, es fan de cualquier tipo de comida, en un descuido, te roba lo que dejas sobre la mesa.

La actividad que más disfruta con sus Caciana es pasear. Desde el primer día que llegó a su vida, lo “metió” en la mochila y lo llevó consigo a todos lados:  plazas, caminatas, viajes. En cualquier plan que surgía, siempre  Albi estaba presente. Actualmente,  en Río Grande, pueden  disfrutar de muchas actividades al aire libre. Salen a andar en bici, hacen caminatas en la montaña y hasta acampan. Definitivamente Albi es un gato todo terreno.

La historiapet friendly de Albi

Teniendo en cuenta que Albi es un gato, y no es lo mismo que salir con un perro, no suele llevarlo a lugares donde frecuentan muchas mascotas porque ya ha pasado que sienta olores a otros animales y se estrese mucho. Sin embargo, hace poco visitaron la única cervecería pet friendly que hay en Río Grande, Patio Balto, y tuvieron una grata experiencia. 

Esta cervecería cuenta con un patio gigante con vista a la playa y una galería donde uno puede estar con sus amigos peluditos. Por lo general reciben perros, pero Albi fue el primer gatito en visitarlos. Decidieron ir al mediodía, que el flujo de gente es menor y también las visitas con mascotas. Al principio, pensó  que Albi se iba a inhibir y pasar la mayor parte del tiempo en su transportadora, pero sorprendió a todos paseando por las mesas y dejándose acariciar por todos.

Viajar con gatos: Albi

Albi ama pasear en su transportadora, por lo general salen a la playa donde tiene mucho lugar para recorrer y a la vez, al ser extensa, les permite alejarse de perros y que Albi se sienta seguro al momento de salir a explorar.

Por suerte, son muy pocas las plazas en Río Grande que no tienen permitido el ingreso de mascotas. De todos modos,  Albi y Caciana  siempre recomiendan los paseos en la playa, donde se puede caminar a la orilla del mar con el aire fresco y un atardecer soñado. Cuando vivía en Capital Federal, iban a la plaza Rodriguez Peña o a la Plaza Francia, ambas lo suficientemente grandes como para elegir un lugar alejado de los perros y un arboles para jugar.

Albi todavía no tuvo la oportunidad de probar un hotel pet friendly. Pero hace poco se fueron de campamento al Río Olivia en cercanías a Ushuaia y ahí pasó su primer noche en carpa.

Camping con gatos

Tanto en Río Grande como en el resto de la provincia tienen la suerte de tener mucho campo y senderos, por lo que recomiendan disfrutar estos espacios ya que aportan una buena caminata para la mascota y la posibilidad de conocer y apreciar los bellos paisajes de Tierra del Fuego.

Gatos viajeros

Desde que están en Río Grande aún no usaron el transporte público, entonces desconocen si está permitido viajar con mascotas o no. Cuando vivían en Buenos Aires, viajaban en colectivo, subte y taxi. Nunca tuvieron inconveniente en ninguno de ellos, y Albi siempre permaneció en su transportadora. Pero, lo que sí tuvo es la oportunidad de viajar en avión. Cuando vivían en  capital, Caciana viajaba constantemente a Río Grande para visitar a su familia y Albi la acompañaba siempre. Luego de muchas idas y venidas, finalmente decidieron instalarse en Tierra del Fuego.

Viajar con gatos
Anterior
El Perro Polar Argentino
Siguiente publiación
Los vida pet friendly de Taylor Swift